Esto es lo que se espera ya que, por poner un ejemplo, la nueva pulsera no incluirá la opción de utilizar conectividad WiFi para comunicarse con el resto de dispositivos e, incluso, Internet. Evidentemente, no le faltará pantalla OLED a la Xiaomi Mi Band 3, que en este caso es posible que se aun poco más grande -pero no de forma significativa-. En la toma de datos, tampoco se espera grandes sorpresas, aunque se esperan mejoras en la aplicación de sincronización.

Aplicación Mi Fit de Xiaomi Mi Band 2

Quizá una de las grandes sorpresas es que se mejoras la resistencia ante el agua y polvo, y que sea posible utilizar la Xiaomi Mi Band 3 al nadar sin el más mínimo problema. Si esto es así, y no se aumenta el precio de forma importante, el atractivo de la pulsera será evidente. El caso, es que entre la certifican Bluetooth y las declaraciones del CEO de Xiaomi, está bastante claro que este accesorio llegará en breve. ¿Quizá con el nuevo Xiaomi Mi 7?